Avanza la urbanización de la Villa 31, con la protesta de algunos vecinos

Comparte esta publicación:

Compartir |



Publicado: 11/10/2017
<< ANTERIOR    SIGUIENTE  >>

El Gobierno porteño impulsa un plan de obras, con créditos internacionales. Pero no todos los vecinos están conformes y vienen protagonizando protestas. De hecho, un grupo cortó esta tarde el paso del tren del ferrocarril San Martín para reclamar por los materiales de las casas nuevas y porque les “quieren hacer pagar la tierra”.


Una decena de personas, según la agencia de noticias DyN, algunas con las caras tapadas con pasamontañas, se instalaron a la tarde sobre las vías con pancartas.

El San Martín reanudó su recorrido completo entre la terminal de Retiro y las estaciones de Caseros y José C. Paz luego de casi una hora, según fuentes oficiales.

“No hubo participación alguna de vecinos”, luego de que “el año pasado -desde el Gobierno- presentaron el proyecto de ley de ampliación de la autopista Ilia que fue aprobado”, dijo una mujer. Y agregó: “Ninguna de las familias que estamos acá quiere irse. Hace años que estamos; hay gente que construyó sus casas”.

La misma mujer indicó que “muchas familias viven en casas de materiales y nos quieren mandar a otras de durlock y chapa”. Además, “nos quieren hacer pagar la tierra y que la escritura sea de 30 años”, agregó.

Otro hombre, de nacionalidad paraguaya, señaló: “Fuimos a ver las casas y los materiales son chapas, madera aglomerada y por dentro durlock: yeso con cartón”.

El proyecto oficial es reubicar a la Illia. La traza se moverá en paralelo a la Avenida Del Libertador. Y la actual se transformará en una suerte de High Line (el paseo elevado, realizado sobre un viejo tendido ferroviario, en Nueva York, EE.UU.). Costará $ 1.700 millones y debería estar lista en un año.

Esos cambios generan incertidumbre. Ya había habido protestas en “El Portal”, una de las oficinas de la Ciudad. Clarín pudo saber que vecinos entraron con carteles en los que reclamaron “viviendas dignas, que no sean de yeso” y también pidieron no pagar por ellas.

Esta semana arrancaron las reuniones con la gente del lugar. Pero los trabajos empezaron hace meses.

“Hay alrededor de 50 familias que van a ir a esas viviendas, en lo que se conoce como containera. No son tantas y están bien identificadas. Sin embargo, no han sido convocadas al diálogo”, según explicó Jimena Navatta, del área Derecho a la Ciudad de la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia.

Las viviendas se realizan sobre terrenos donde funciona un depósito de contenedores, a la altura de la Facultad de Derecho, cruzando las vías y la calle Quiroga.

Según fuentes vinculadas a los trabajos, se trata de 46 casas, con 2 y 3 dormitorios. Tienen planta baja y 2 pisos, revestidas en chapas hacia el exterior y roca de yeso hacia el interior. En las terrazas, colocaron paneles solares.

“La Ciudad de Buenos Aires viene organizando mesas en las que participan funcionarios, urbanistas, etcétra. Y ahora esas reuniones bajaron a la gente. Es la etapa en la que los funcionarios están obligados a explicarles a los propios habitantes cuál es el futuro del barrio”, afirmaron desde la Defensoría del Pueblo de la Ciudad.