El Gobierno porteño quiere crear la plataforma "consorcio participativo" para transparentar los datos

Comparte esta publicación:

Compartir |



Publicado: 14/06/2018
<< ANTERIOR    SIGUIENTE  >>

Votar on line las propuestas tratadas en la asamblea de co-propietarios -sin tener que ir la reunión-, poder controlar los gastos de los administradores y contar con toda la información del edificio donde se vive. Estas son las posibilidades más importantes que podría el "consorcio participativo", una plataforma web oficial que quiere crear el Gobierno porteño. 


La oposición pide modificaciones, como incluir un artículo que garantice la confidencialidad de los datos del consorcio.

El 74 % de las viviendas de la Ciudad son departamentos, repartidos en unos 50.000 edificios. En cada uno de ellos hay formado un consorcio que tiene un administrador, con quien los enfrentamientos, las denuncias y las sospechas son habituales.

Para transparentar su tarea, el oficialismo impulsa un proyecto que, entre otras modificaciones a la normativa vigente para las administraciones de consorcios, introduciría la obligatoriedad de que cada uno cuente con una plataforma digital y gratuita donde deberá estar cargada toda la información del edificio.

Una de los puntos en que pone énfasis el proyecto es incentivar la participación vecinal. Para muchas personas, asistir a las reuniones de consorcio es imposible por las obligaciones laborales o familiares. Pero con la plataforma, podrían votar on line las propuestas aprobadas en la asamblea, aunque no hayan estado presentes.

El artículo del proyecto que lo habilitaría dice que la plataforma dentro de sus funcionalidades deberá incluir la opción de notificar a los propietarios ausentes las propuestas de decisiones adoptadas en asamblea, para que puedan manifestar si las rechazan.

Esta posibilidad está contemplada en el artículo 2060 del nuevo Código Civil, que dice que "las decisiones de la asamblea se adoptan por mayoría absoluta computada sobre la totalidad de los propietarios de las unidades funcionales". Y que aclara que "La mayoría de los presentes puede proponer decisiones, las que deben comunicarse por medio fehaciente a los propietarios ausentes y se tienen por aprobadas a los quince días de notificados, excepto que éstos se opongan antes por igual medio, con mayoría suficiente"

La plataforma de consorcio participativo sería una herramienta para que los propietarios que no pueden asistir a reuniones puedan expresar su oposición a lo decidido en la asamblea de manera a través de la web.

Además, la herramienta contaría con un chat interno para que los vecinos hagan y valoren propuestas.

La plataforma proyectada también sirve para liquidar las expensas, el pago de salarios al personal, verificar vencimientos, emitir comunicados a los copropietarios y hasta llevar un sistema de ticket para los reclamos que realicen los vecinos. Además, se pueden descargar e imprimir documentos, como las cargas previsionales del personal dependiente del consorcio o los presupuestos para reparaciones.

El sitio sería de uso exclusivo para cada consorcio y el administrador tendría la obligación de mantenerlo actualizado y de gestionar un usuario para cada copropietario. Los inquilinos sólo podrían recibir su alta como usuarios con la autorización del propietario.

La plataforma prevista también habilita las calificaciones al administrador del consorcio. Cada vecino podría otorgarle una puntuación y darle o quitarle un voto de confianza. Con la suma de todas las opiniones se armaría un ranking con los mejores administradores registrados

El proyecto tal como fue presentado por el oficialismo sufrió objeciones y este jueves iba a llegar al recinto con varios cambios. Pero, finalmente, ante la falta de acuerdo se decidió postergar la discusión.

"Aceptaron que haya una certificación de la plataforma que garantice que no sean alterables los contenidos, su emisor, el receptor, el día y la hora", explica el diputado porteño Sergio Abrevaya (GEN).

Otra crítica al proyecto oficial, es que la adopción de la plataforma sea obligatoria para los consorcios. "Tiene que ser voluntaria. Además, quieren que los consorcios carguen toda su información en el servidor del Gobierno de la Ciudad. Eso está mal, porque es un tema regulado por el Código Civil a nivel nacional y no por el Gobierno local", dice Abrevaya, quien no ve con buenos ojos que el Ejecutivo maneje esa información. Abrevaya también aboga porque cada consorcio pueda elegir libremente qué sistema o empresa contratar para hacer la liquidación de expensas.

Más allá de la plataforma digital, el proyecto incluye otras modificaciones a la normativa que regula a los consorcios. Por ejemplo, ordena que en caso de cese o remoción, el administrador ponga a disposición del consorcio toda la documentación relativa a su administración dentro de los 15 días hábiles. También lo obliga a notificar a los propietarios la existencia de reclamos, sanciones o presentaciones judiciales que afecten al consorcio dentro de los dos días de recibida la comunicación respectiva. Y establece que, en caso de gastos generados por el ejercicio indebido de la administración o infracción a las normas que regulan la actividad, el administrador deberá responder con su patrimonio.

Clarin.com