Las medidas del Gobierno porteño para aliviar los aumentos de expensas

Comparte esta publicación:

Compartir |



Publicado: 11/09/2018
<< ANTERIOR    SIGUIENTE  >>

En un contexto en el que todo aumenta, se estima que, en promedio, uno de cada cuatro departamentos no puede pagar las expensas. En algunos edificios el porcentaje sube hasta uno de cada tres, según la Asociación Civil de Administradores de Consorcios de Propiedad Horizontal.


Ante esta situación, el Gobierno porteño y el Banco Ciudad habilitaron la posibilidad de que los consorcios puedan tener una cuenta corriente gratuita para hacer todos sus movimientos de dinero. Es parte de un plan de 14 puntos para bajar las expensas.

Las paritarias de los encargados son el elemento que más pesa en los gastos compartidos, porque representan hasta el 80% del total. Por estos días, los porteños están pagando el último tramo de la paritaria de los porteros, de un 4% correspondiente al sueldo de agosto que se liquida en septiembre, más un bono de $ 2.000.

Según organizaciones de consorcistas, harán subir entre un 10% y un 15% las expensas. En noviembre habrá otros $ 2.000 extra; y en diciembre, con el aguinaldo, se pagará otro bono del 20% sobre los sueldos básicos, tal como figura en el convenio colectivo de trabajo. Y no se descarta que el gremio, como otros sindicatos, pida la reapertura de paritarias ante el aumento de la inflación.

Los otros aumentos se dan en los servicios comunes, gastos fijos y en las reparaciones. Más allá de que estos costos impactan fuertemente en todos los vecinos, pulverizan el bolsillo de los inquilinos. Según datos oficiales -elaborados por la Dirección General de Estadísticas y Censos porteña- en julio pasado las expensas habían subido en un año el 35,2%. Siempre en promedio, en 2017 se pagaban $1.112 y ahora $1.504.

En este contexto, la Ciudad lleva adelante un plan para buscar reducir estos costos mensuales. Hoy, junto al Banco Ciudad, presentó una más de un plan de 14 medidas que terminarán de conocer a lo largo del año. La idea es que los consorcios puedan tener una cuenta corriente sin costos en el banco y solicitar créditos para realizar mejoras en el edificio.

Se trata de un producto que se llamará "cuenta consorcio", para que los vecinos tengan un mayor control de sus fondos y sin costos de mantenimiento bancario. Además del consorcio, los vecinos también podrán tener una cuenta individual gratuita.

"Al realizar este convenio, los consorcios podrán pagar a proveedores y tener la cuenta sueldo del personal, además de acceder a lineas de crédito pensadas para mejorar la situación de los edificios", dijo Facundo Carrillo, secretario de Atención Ciudadana.

Aunque es muy difícil determinar cuál es el ahorro que podrían hacer los consorcios, desde el Gobierno porteño aseguran que podrían ser unos 40.200 pesos al año si se suman las otras tres medidas que ya están en curso: se derogó el libro de datos periódicos por considerarlo burocrático; el certificado de edificio seguro, eliminado por redundante; y la desinfección, que dejará de ser un requisito mensual y se hará con la periodicidad que decidan los vecinos.

Aquellos consorcios que ya operan con el banco deben hacer el trámite para cambiar su cuenta. El presidente del Banco Ciudad, Javier Ortiz Batalla, aseguró: "Estas iniciativas sirven para hacer más económica y transparente la gestión de los consorcios. Se estima que un millón de vecinos viven en propiedad horizontal, no solo se podrán reducir los gastos sino que se facilita el acceso a una caja de ahorros y una tarjeta con beneficios y descuentos asociados".

Para las organizaciones de consorcistas, esta eliminación de gastos y trámites es positiva pero tiene un efecto reducido. Y siguen reclamando tener voz propia en las paritarias, que hoy llevan adelante el sindicato de los encargados (Suterh), las cámaras de administradores y sólo una entidad de consorcistas.

Otras medidas para bajar las expensas
Hay otras dos medida que pasaron por Legislatura y fueron aprobadas en primera lectura. Por un lado, en los futuros edificios ya no será obligatorio incluir la vivienda para el encargado, lo que a futuro supondrá un ahorro.

Por otra parte, tampoco será necesario colocar ni mantener las instalaciones fijas secas contra incendio, que son las mangueras que se encuentran enrolladas en los descansos de las escaleras. "Estas mangueras no son utilizadas por los Bomberos, sin embargo su mantenimiento es obligatorio y cuesta unos 21.000 pesos por año", explicaron desde la Ciudad. Ambas medidas tienen pendiente una segunda lectura, pero se descuenta que se van a aprobar antes de fin de año.

Entra otras medidas futuras, el Ejecutivo ya envió a la Legislatura el proyecto para permitir que los tanques de agua no sean vaciados obligatoriamente cada seis meses sino que primero se realice un estudio de calidad de agua para ver si realmente es necesaria la limpieza.

También planean hacer menos frecuentes los controles de ascensores, calderas y otras instalaciones comunes. Otro cambio: se eliminará la exigencia de recambio anual de los matafuegos sin necesidad de la verificación trimestral. En cuanto a las fachadas, la verificación será obligatoria para los frentes de edificio, y no incluirá otros espacios que no afectan a terceros, como las terrazas.

CLARIN.COM