La Fiscalía de la Ciudad clausuró una terminal de micros que operaba sin habilitación en Once

Comparte esta publicación:

Compartir |



Publicado: 27/02/2019
<< ANTERIOR    SIGUIENTE  >>

Mientras la terminal Retiro languidece, rodeada de abandono y de pungas, se multiplican otras, ilegales. Este lunes, la Fiscalía de la Ciudad clausuró una de esas terminales, en Moreno al 2800, por operar sin habilitación y arrojar sustancias insalubres a la calle.

Uno de los barrios más afectados es Once, adonde se calcula que llegan unos 70 micros por día que transportan a alrededor de 3.500 pasajeros. La actividad clandestina de micros de larga distancia en lugares no preparados genera problemas ambientales. Los vecinos de la terminal trucha de la calle Moreno presentaron una denuncia porque había olores nauseabundos, contaminación por los gases de los caños de escape y ruidos molestos.

Cuando intervino la Unidad Fiscal Especializada en Materia Ambiental (UFEMA), a cargo del fiscal Matías Michienzi, constataron que el predio no contaba con habilitación para funcionar como terminal de micros de larga distancia ni reunía las mínimas condiciones de seguridad e higiene para hacerlo. Por ejemplo, faltaban matafuegos. Además, se derramaban sustancias insalubres en la vía pública, la mayoría derivados de hidrocarburos.

La Fiscalía ordenó la clausura inmediata y preventiva del playón, que fue efectivizada por la Dirección General de Fiscalización y Control porteña. También intervinieron la Policía de la Ciudad y la Agencia Gubernamental de Control.

En la Fiscalía explicaron que en el lugar había cuatro micros de larga distancia, que eran utilizados para llevar y traer contingentes del interior que hacían tours de compras a Once. Los vehículos fueron revisados por personal de la CNRT. Dos de ellos no estaban en condiciones de circular y fueron secuestrados y remitidos a un depósito.

El fiscal Michienzi imputó a los responsables de la terminal y a las personas jurídicas que se beneficiaban con su actividad por la contravención de ejercicio ilegal de una actividad.

Otros barrios de la Ciudad donde se encuentran terminales ilegales para buses, minibuses y combis son Palermo (especialmente Plaza Italia y la avenida Coronel Díaz entre Beruti y Arenales); Floresta (sobre todo cerca de la avenida Avellaneda, epicentro de tours de compras similar a Once), y Recoleta (Rodríguez Peña y Paraguay).

Los destinos son variados: desde localidades bonaerenses cercanas como Lobos, Chivilcoy y San Pedro, hasta la Costa Atlántica y ciudades del norte argentino como Salta, Santiago del Estero y San Salvador de Jujuy. Muchas de esas empresas evitan dar precisiones en sus sitios web sobre los servicios que ofrecen y sugieren pedir presupuestos por correo electrónico o teléfono. Además, se encuadran como compañías de turismo, aunque en la práctica sean de larga distancia.

CLARIN.COM