En la Legislatura porteña se trató la construcción de torres en el ex Albergue Warnes

Comparte esta publicación:

Compartir |



Publicado: 14/03/2019
<< ANTERIOR    SIGUIENTE  >>

Se llevó a cabo la Audiencia Pública que trata la construcción de torres en el predio del ex Albergue Warnes, junto al Parque La Isla de La Paternal. Allí pretenden levantar 11 edificios de unos 16 pisos cada uno sobre cuatro parcelas.

La oposición vecinal se hizo sentir una vez más, con oradores en el recinto de la Legislatura porteña, que no solo reiteraron su negativa al proyecto inmobiliario, sino que además presentaron una propuesta alternativa con el fin de proteger el segundo pulmón verde más grande la Ciudad, detrás de los bosques de Palermo.

Según manifestaron, a pedido del Jefe de Gobierno y con la colaboración de profesionales expertos, en los últimos tres meses elaboraron una iniciativa para unificar las parcelas privadas donde se realizará el proyecto, valorizando el pulmón verde como entorno ecológico amigable. De esta forma, se proponen la reducción de las alturas (totalmente opuesto al levantamiento de las torres) y mejoras en las condiciones de uso mediante la implementación de una mesa de consenso y trabajo entre las partes.

El proyecto tiene aprobación inicial de la Legislatura, pero como es de doble lectura, debe pasar por una audiencia pública obligatoria, aunque no vinculante, antes de volver a ser debatido en el recinto.

El emprendimiento inmobiliario, por su parte, plantea edificios con una altura máxima de 48,5 metros. "Del espacio público, 8.800 metros cuadrados serán financiados, ejecutados y mantenidos por el privado que cede a perpetuidad y la avenida Chorroarín conectará con avenida De los Constituyentes, tomando parte del actual parque", explicó durante la audiencia Mariano Martín Orlando, arquitecto y director general de Planeamiento Urbano porteño. A su vez, el proyecto de ley que habilitaría la obra también establece la prohibición de rejas.

Estas cuadras de La Paternal (las manzanas ubicadas entre las avenidas Warnes, Chorroarín, las vías del Ferrocarril Urquiza, la avenida Del Campo y Garmendia), se caracterizan por su tejido de casas bajas y antiguas, calles tranquilas y ritmo apacible. Es precisamente esta identidad barrial la que sus residentes exigen preservar, y de la que el cordón de espacios verdes conformado por las facultades de Agronomía y Veterinaria, los jardines del Hogar San Martín, El Albergue Garrigós, el Cementerio de la Chacarita, el Club Comunicaciones, el Hospital Alvear y el predio del ex Albergue Warnes también forman parte.

Desde un abrazo simbólico a La Isla el último sábado, hasta las reuniones que se mantienen en la asociación vecinal Círculo La Paternal, las remeras blancas con la leyenda "Más verde, menos cemento, no a las torres...", van ganando adeptos y fuerza. Sin embargo, y con la cómoda mayoría que el oficialismo ostenta en el recinto porteño, la nueva urbanización está más cerca de aprobarse que de debatirse.

Si así sucede, el plan que parte de un convenio entre el Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte porteño, y los dueños de las parcelas que están ubicadas entre las avenidas de los Constituyentes y Chorroarín y la calle Joaquín Zabala, donde se ubica el parque, tendrá vía libre para construir, además de viviendas, oficinas, comercios en planta baja y estacionamientos subterráneos. A su vez, habrá dos calles de convivencia y espacio público, donde los peatones tendrán prioridad.

Equivalente a 17 canchas de fútbol, los 121.400 metros cuadrados sobre los que se autorizará la construcción pueden ser, según la lupa con que se los mire, "un negociado inmobiliario que no incluye la mirada de los vecinos y es invasivo del espacio público", en boca de Camila Febe Rodríguez, miembro de la Junta Comunal N° 15 y una de las voces más fuertes entre los vecinos. Una "barrera en el pulmón que se forma entre todas estas zonas verdes de la Ciudad", según Valentina Bari, una de las oradoras en representación del colectivo vecinal en contra de las torres. O una iniciativa que "revalorizará un área hoy abandonada y se la integrará al parque La Isla de La Paternal", según el Gobierno porteño.

CLARIN.COM