La escuela N°20 de Almagro seguirá sin clases para erradicar las ratas

Comparte esta publicación:

Compartir |



Publicado: 18/03/2019
<< ANTERIOR    SIGUIENTE  >>

“La Rosarito” de Almagro seguirá cerrada. Lo decidió el Ministerio de Educación porteño. Es que los padres habían denunciado que, pese a los procedimientos de desratización, la escuela seguía teniendo desechos de roedores.

Las clases están suspendidas desde el miércoles pasado, tras una reunión entre los directivos de la escuela y las autoridades educativas porteñas. Al día siguiente, especialistas del Instituto Pasteur fueron a inspeccionar las instalaciones, tras meses de denuncias de los padres.

La escuela N° 20 Rosario Vera Peñaloza está ubicada en Pringles 1165, en Almagro. Cuenta con niveles inicial y primario, que suman 1.900 alumnos. Es un establecimiento muy valorado por los vecinos del barrio y cuyas vacantes siempre tienen una alta demanda. Pero, desde los últimos meses del año pasado, alumnos y docentes deben lidiar con la presencia de ratas, que provendrían de obras en construcción de la misma manzana.

En un comunicado, el Ministerio informó que ya está “trabajando y haciendo todo lo indicado por los expertos del Pasteur, el Área Programática del Hospital Durand y Control de Plagas del Ministerio de Espacio Público del Gobierno de la Ciudad” para “el control y erradicación de plagas” en esa escuela. Y que “en base a las recomendaciones recibidas”, las clases continuarán suspendidas al menos hasta el viernes 22 inclusive.

Desde esa cartera anunciaron además que se encuentran “trabajando con el equipo de conducción de la escuela para abordar la recuperación de los contenidos escolares”. El miércoles, voceros del ministerio habían adelantado que los días perdidos serían recuperados “durante el receso invernal, o bien en el verano”.

Tanto el Ministerio de Educación como el de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad habían aclarado que la escuela y los predios cercanos habían sido desratizados varias veces. Sin embargo, seguía encontrándose excremento de rata y, denunciaron los padres, no se emitía ningún informe que diera cuenta del riesgo sanitario para los chicos en esta situación.

Ante la falta de precisiones, las imágenes valían más que mil palabras: se habían visto ratas vivas en uno de los depósitos o muertas, atrapadas de a decenas en las trampas. También, sus desechos en la sala de música y en la de informática, y durante una reunión entre padres y directivos.

La situación llegó a tal punto, contaron los padres, que se tomaron medidas preventivas, como usar vasos descartables y suspender la elaboración de comida en la cocina del comedor. Incluso un grupo de legisladores presentó días atrás un pedido de informes dirigido al Ministerio de Educación.

Hasta que el miércoles pasado, tras una larga reunión entre los directivos de la escuela y las autoridades educativas porteñas, se resolvió suspender las clases y citar a especialistas del Instituto Pasteur para el jueves antes de que iniciara el turno mañana. Aunque no hay precisiones oficiales sobre lo hallado por los expertos, la nueva decisión de extender la suspensión de actividades indica que aún falta para resolver el problema de forma definitiva.

CLARIN.COM