Se presentaron 65 proyectos para restaurar el deteriorado Pabellón del Centenario

Comparte esta publicación:

Compartir |



Publicado: 02/05/2019
<< ANTERIOR    SIGUIENTE  >>

Sólo permanece en pie uno de los 35 monumentos que se construyeron a principios del 1900 en conmemoración del Centenario de la Patria. Se trata del Pabellón del Centenario.

Está ubicado en Bullrich y Cerviño, Palermo, detrás de dos centros comerciales. Abandonado y en ruinas, sometido al paso del tiempo y del clima que, especialmente con este tipo de construcciones, son impiadosos. Pero quizá el olvido le haya jugado a favor, así zafó de la picota.

A fines del año pasado la Legislatura porteña votó una ley para agilizar la restauración de este monumento que, por su singularidad, cobra mayor importancia. Y en estos días un grupo de especialistas comenzó a analizar los 65 proyectos que se presentaron en el concurso de ideas para la puesta en valor de lo que en rigor se llama "Gran Pabellón Central de la Exposición Internacional Ferroviaria y de Transporte Terrestre", que es Monumento Histórico Nacional (MHN) desde 2010. Además, incluye el área circundante, que se pondrá a la venta: como indica el Código de Planeamiento de la Ciudad, el 35% podrá ser destinado a la construcción de viviendas, oficinas o comercios, y el resto a espacios públicos, lo que incluye calles y veredas.

Entre este martes y el jueves, los 65 proyectos se encuentran bajo la lupa de seis personas: Ramón Lanús, titular de la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE), los arquitectos Mederico Faivre (Sociedad Central de Arquitectos.), Carlos Puig (Federación Argentina de Entidades de Arquitectos.), Florencia Aguilar (AABE), Julián Santansiero (Gobierno de la Ciudad) y Daniel Becker (elegido por los participantes, a quienes representa). Este jurado comenzó a sesionar para analizar la mejor alternativa de restauración, que además se integre al proyecto urbano que se desarrollará allí.

La convocatoria estuvo orientada a arquitectos que trabajen en el país. Los ganadores obtendrán un premio de $ 500.000; el segundo puesto, de $ 200.000; y $ 100.000 para el tercero. No será vinculante, pero "la idea es que el proyecto ganador inspire a quien finalmente se haga cargo de la restauración. También se buscará integrar este lugar histórico y sus alrededores en un proyecto urbano que articule pasado y presente. El objetivo es sumar usos residenciales, turísticos y comerciales; aumentar los espacios verdes y revitalizar esta zona", explicaron desde AABE. Este organismo será el encargado de llevar adelante la disposición de las tierras y su venta, ya que pertenecen al Estado Nacional.

En los terrenos en donde se encuentra el Pabellón operan dos empresas de Cencosud: Easy y Jumbo. A principios de año, el Estado Nacional le otorgó a esta multinacional chilena una segunda prórroga del contrato de concesión, que originalmente se firmó en 1994. En aquel momento, el vínculo se rubricó con el Ejército Argentino (junto al centro comercial funciona el Regimiento de Infantería N° 1 de Patricios). Es así que, al menos hasta 2024, continuarán operando en el lugar.

Esa empresa tenía la responsabilidad de garantizar el mantenimiento del Pabellón, lo que a todas luces no sucedió. Por este motivo existe una demanda contra Cencosud. Por otra parte, ni el Estado Nacional, ni el Ejército Argentino, y tampoco ningún organismo de la Ciudad, velaron por el estado del edificio. Cencosud no respondió a las consultas de este medio sobre la situación: "Esperamos la resolución judicial", indicaron voceros de la empresa.

En diálogo con Clarín, el legislador Diego García de García Vilas (Vamos Juntos), explicó cuál fue el espíritu de la ley que votó la Legislatura: "La problemática del Pabellón fue central en relación a este proyecto, pero también lo fue la necesidad de generar una vinculación y un aprovechamiento de esta parcela, que está separada de la Ciudad, hoy no cuenta con un acceso para la gente. En el futuro, el 65% será espacio público, y la ley es específica respecto al Pabellón: no puede ser utilizado para fines comerciales, por ejemplo un bar, un restaurante o un local. Se debe preservar para el interés general y sí puede ser utilizado con fines culturales".

La ley aclara que el Pabellón será restaurado por quien se quede con la propiedad de las tierras.

El Pabellón del Centenario fue proyectado por el arquitecto italiano Virginio Colombo, un referente del Art Nouveau. Fue el artífice de otras obras notables en la Ciudad, como la Casa Calise (Hipólito Yrigoyen 2568), la Casa de los Pavos Reales (Avenida Rivadavia 3216) y el Palacio Grimoldi (Avenida Corrientes al 2500).

El Pabellón se encuentra elevado y tiene una planta que presenta formas curvas. La cúpula cuenta con una importante claraboya central. Según un relevamiento de la Comisión Nacional de Monumentos, de Lugares y de Bienes Históricos, el globo terráqueo y las piezas escultóricas que poseía, y que lo distinguieron, ya no existen. Sus muros están llenos de grietas de donde emergen arbustos. Muchos de sus vidrios están rotos, se cayeron revoques y cielorrasos. Las columnas están agujereadas, y de los pisos de madera casi no queda nada.

CLARIN.COM