Desde marzo serán traspasados a la Justicia porteña 24 delitos penales

Comparte esta publicación:

Compartir |



Publicado: 14/02/2018
<< ANTERIOR    SIGUIENTE  >>

Desde el 1° de Marzo, la Justicia porteña comenzará a investigar y juzgar otros 24 delitos penales, que hasta ahora estuvieron bajo la órbita de la la Justicia Nacional. El listado incluye abuso de autoridad y violación de los deberes de los funcionarios públicos y enriquecimiento ilícito.


Y antes de fin de año, deberá sumar siete más, entre ellos lesiones y tenencia de estupefacientes. Así lo dispuso la Ley Nacional 26.702 de 2011, a la que la Legislatura porteña adhirió en diciembre pasado.

La aceptación de este nuevo paquete de delitos fue acordada por la Fiscalía porteña, junto al Ministerio Público de la Defensa y el Ministerio Público Tutelar de la Ciudad, aunque deberá ser aprobada por el Consejo de la Magistratura porteño: la titular de este organismo, Marcela Basterra, le adelantó a Clarín que aceptarán esta propuesta.

“El traspaso progresivo de competencias consolida la autonomía de la Ciudad y garantiza que todos los que habitan en suelo porteño puedan acceder a su propia justicia local de manera más rápida y efectiva”, aseguró el Defensor General de la Ciudad, Horacio Corti.

Los delitos que desde marzo serán traspasados a la Justicia de la Ciudad son: duelo; abuso de armas; violación de domicilio; incendio y otros estragos; tenencia, portación y provisión de armas de guerra de uso civil condicional; impedimento u obstrucción de contacto; actos discriminatorios, delitos y contravenciones en el deporte y atentado y resistencia contra la autoridad.

También falsa denuncia de delitos cuya competencia se encuentre transferida a la Ciudad; usurpación de autoridad, títulos u honores; abuso de autoridad y violación de los deberes de los funcionarios públicos, violación de sellos y documentos; cohecho y tráfico de influencias, malversación de caudales públicos; negociaciones incompatibles con el ejercicio de funciones públicas; exacciones ilegales; enriquecimiento ilícito de funcionarios y empleados, y prevaricato.

La lista se completa con denegación y retardo de justicia; falso testimonio; evasión y quebrantamiento de pena; falsificación de sellos, timbres y marcas; falsificación de documentos; delitos de los funcionarios públicos contra la libertad individual; delitos contra la libertad de trabajo y asociación; estafa procesal acaecida en procesos tramitados ante los tribunales porteños; defraudación; delitos contra la seguridad del tránsito; desarmado de autos sin autorización; delitos contra la ley de profilaxis, y suministro infiel e irregular de medicamentos.

El pasado 3 de febrero, la Justicia porteña ya había incorporado siete delitos creados después de 2011. Se tratan de promoción y facilitación de la prostitución (artículo 125 bis del Código Penal); grooming o captar a un menor por medios tecnológicos para abusar de su integridad sexual (artículo 131), y trabajo infantil (artículo 148 bis). También son ahora competencia de la Ciudad los delitos de picadas de autos (artículo 193 bis); proporcionar información falsa amparándose en la ley del arrepentido (artículo 276 bis); juego clandestino (artículo 301 bis) y carreras de perros (ley 27.330).

Esta es la tercera vez que se transfieren delitos a la Justicia de la Ciudad. Algunos de los que fueron absorbidos en los dos convenios anteriores son: tenencia y portación de armas de uso civil; lesiones en riña; abandono de personas; exhibiciones obscenas; matrimonios ilegales; amenazas; violación de domicilio; usurpación; daños; ejercicio ilegal de la medicina; omisión de auxilio; malos tratos contra animales y actos discriminatorios.

"La transferencia de los otros delitos va a entrar en vigencia en distintos momentos del año, en función de que se vaya organizando la estructura para poder absorberlos. Dentro del primer cuatrimestre vamos a sumar más y, para después de mitad de año, lesiones y narcomenudeo", le había dicho hace tres semanas a Clarín el Fiscal General Adjunto de la Ciudad, Luis Cevasco.

Fuente Clarin