Proyecto de ley en la Legislatura porteña por la igualdad de los derechos laborales

Comparte esta publicación:

Compartir |



Publicado: 08/03/2018
<< ANTERIOR    SIGUIENTE  >>

Legisladores de Unidad Ciudadana presentaron en la Legislatura porteña un proyecto de ley para ampliar, desde una perspectiva de género los derechos laborales de trabajadores/as de la administración pública de la Ciudad.


La propuesta retoma una serie de iniciativas impulsadas previamente a través de proyectos de ley presentados por diputados porteños mandato cumplido Pablo Ferreyra y Magdalena Tiesso que perdieron estado parlamentario. Los principales puntos buscan:

– Incorporar la licencia por violencia de género en el régimen laboral del sector público.

– Ampliar de 10 a 45 días la licencia por nacimiento de hijo y/o adopción para los trabajadores varones.

– Que las parejas adoptantes que trabajen en el sector público puedan alternar el uso de licencias de 90 y de 45 días, independientemente del género.

– Extender las licencias por enfermedad de familiar a cargo y por adaptación escolar.

Estuvieron presentes los legisladores y legisladoras Unidad Ciudadana Carlos Tomada, Mariano Recalde, Andrea Conde, Victoria Montenegro y Javier Andrade, y expusieron Laura Sotelo, Responsable del área de Géneros de ATE; Claudia Lázzaro, Secretaria de Género y Derechos Humanos de SOCRA; y Gabriela Piazza, Delegada General de la Comisión Interna de la Asesoría General Tutelar de SITRAJU Ciudad de Buenos Aires.

Este proyecto apunta a saldar la inequidad existente en términos normativos respecto del cuidado de niños y niñas. La enorme carga horaria que destinan las mujeres a las tareas de cuidado son el producto de un marco normativo que les asigna a ellas una responsabilidad primaria y, al mismo tiempo, desalienta la participación masculina en la crianza de los niños y de las niñas.

Por otra parte, la creación de una licencia específica por violencia de género puede evitar que las mujeres que son víctimas pierdan derechos sobre otras licencias, visibilizar la problemática y resguardar la fuente de trabajo de las mujeres que atraviesan contextos violentos.

La situación de vulnerabilidad que atraviesan las mujeres expuestas a la violencia de género amerita un trato acorde por parte de la parte empleadora. El no reconocimiento de todas las dificultades que surgen en esos contextos (como las mudanzas repentinas, cambios de escuela, cuadros de depresión, etc) pueden amenazar la continuidad laboral de estas mujeres, lo cual aumenta potencialmente la situación de vulnerabilidad.

noticiasurbanas.com.ar