Programas contra la violencia de género en la Ciudad

Comparte esta publicación:

Compartir |



Publicado: 04/04/2018
<< ANTERIOR    SIGUIENTE  >>

Se brinda asistencia, orientación y acompañamiento gratuito. Los Centros Integrales de la Mujer, los refugios y casas de medio camino, la línea 144, los talleres de prevención, campañas de sensibilización, la Ley Brisa y mucho más.


La Ciudad de Buenos Aires fue pionera en la lucha contra el flagelo de la violencia de género, al visibilizar y llevar adelante programas para enfrentar esta problemática desde hace más de 25 años.

Para ello, cuenta con los Centros Integrales de la Mujer, espacios desde donde se acompaña a las mujeres con asesoramiento y patrocinio jurídico gratuito, apoyo psicológico tanto para ellas como para sus hijos con el propósito de reducir los niveles de angustia, reforzar su autoestima, promover el derecho a la salud y que sepan que pueden tener un proyecto de vida libre de violencia.

La apertura de un Centro Integral de la Mujer en cada una de las comunas es uno de los compromisos de Gobierno y la Ciudad trabaja fuertemente para cumplirlo. Actualmente existen 11 Centros Integrales de la Mujer y para este año se proyecta abrir tres Centros más. Para ello se están identificando las organizaciones no gubernamentales expertas en la temática de violencia de género con las cuales articular el trabajo, para ofrecer la mejor asistencia a las mujeres que lo necesiten.

La Ciudad cuenta además con cinco dispositivos entre refugios y casas de medio camino para resguardar y acompañar a las mujeres y sus hijos. Estas casas cuentan con equipos profesionales que les brindan asistencia integral a las mujeres, a fines de iniciar el proceso de empoderamiento necesario para lograr un proyecto de vida autónomo y libre de violencia.

Un logro del año 2017 fue la firma del acuerdo con el Gobierno nacional que permitió unificar la atención telefónica y facilitar el acceso a la asistencia para las mujeres a través de la línea 144, una línea telefónica gratuita, fácilmente recordable y única para todas las mujeres del país.

También se elaboró una estrategia de ayuda integral a mujeres que incluye la sinergia de trabajo con la línea 911, la difusión de la línea 144 en todas las comisarías y las capacitaciones a cadetes de la Policía de la Ciudad en temáticas de género. 

Desde la Dirección General de Atención y Asistencia a la Víctima se incorporaron como asignaturas obligatorias en la currícula de los aspirantes a ingresar a la Policía de la Ciudad del Instituto de Seguridad Pública los talleres de Trata de Personas y Violencia Sexual, con la finalidad de brindarles a los cadetes las herramientas y conocimientos necesarios para el abordaje ante hechos de trata, tráfico de personas, violencia de género y violencia sexual.

La violencia contra la mujer es una realidad que no sólo atraviesa todas las clases sociales, sino que además se pone en evidencia también en las primeras relaciones de pareja. Según la Organización Mundial de la Salud, 3 de cada 10 adolescentes denuncian que sufren violencia en el noviazgo. En este sentido, se trabaja en la prevención de la violencia en instancias tempranas. En ese sentido, durante 2017 se comenzó a articular con el Ministerio de Educación para lanzar el programa “Me quiere, No me quiere” que permitió capacitar sobre perspectiva de género y noviazgos violentos a los centros de estudiantes de las escuelas medias de la Ciudad. Los cinco videos pre seleccionados ya están siendo votados por los vecinos y el ganador será parte de la estrategia de difusión de este año.

También se lanzó un test online gratuito para advertir las primeras señales o indicios de una relación violenta y poder informarse sobre los canales de ayuda, que al día de hoy ya realizaron más de 15.000 personas.

En tanto, se brindan talleres de prevención y sensibilización en estas temática a jóvenes de la Ciudad. Según la ONG “La Casa del Encuentro”, que todos los años presenta un informe muy completo donde se relevan estas tristes estadísticas, en 2016 se cometieron 290 femicidios, lo que da una víctima cada 30 horas. En CABA, la cifra fue de 13 femicidios.

Frente a esta realidad tan dura, la Ciudad acompañó y promovió la sanción de la denominada “Ley Brisa”, que contempla el otorgamiento de una reparación económica a aquellos niños, niñas y adolescentes cuya madre haya sido víctima de femicidio. El Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat es el responsable de la implementación de esta ley que ya se encuentra en plena vigencia.

Asimismo, desde esta área se comenzó a intervenir formulando políticas públicas adecuadas con el objeto de sensibilizar sobre el acoso sexual callejero y brindar asesoramiento jurídico y asistencia psicológica a las víctimas. Problematizar y desnaturalizar el acoso callejero como violencia son pasos necesarios en la lucha por la deconstrucción de mandatos sociales y culturales fuertemente anclados en la sociedad. En este marco, se inició a partir de agosto de 2017 un ciclo de talleres de sensibilización en instituciones educativas de gestión pública y privada a través de los cuales se abordan las formas de manifestación del acoso y su impacto psicosocial, se informa sobre los canales de denuncia y se debate con los alumnos desde una perspectiva de género. La actividad finaliza con una encuesta que busca contribuir en la medición de percepciones, experiencias y pensamientos respecto de la problemática con el propósito de realizar un diagnóstico situacional. En este sentido, se está trabajando de manera articulada con la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad del Salvador para la elaboración de una publicación que describa y analice el Acoso Sexual Callejero en la Ciudad de Buenos Aires.

En la Ciudad también se realizó en conjunto con ELA (Equipo Latinoamericano de Justicia y Género) la Primera Encuesta de Percepción e Incidencia sobre Violencia Contra las Mujeres en las Relaciones de Pareja. El aporte de esta Encuesta fue establecer una línea de base sobre la percepción e incidencia de la violencia contra las mujeres en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, complementando los datos que ya se registran en diversos espacios de atención a las mujeres.

También se cuenta con el sistema de "Tobilleras Mujeres Seguras", un dispositivo que permite monitorear el cumplimiento de las órdenes judiciales para garantizar la integridad de las víctimas de violencia de género. El uso de estos nuevos dispositivos de geolocalización permite que el cumplimiento de las órdenes judiciales sea monitoreado en tiempo real al brindar la ubicación exacta de las personas. Asismismo, se continúa fortaleciendo el trabajo con el Programa de Igualdad de Oportunidades para concientizar a la sociedad en su conjunto sobre la igualdad real de trato y de oportunidades entre mujeres y varones. Por eso cada año se firman acuerdos con distintas líneas de acción interministeriales.

Por otra parte, la Ciudad destaca la importancia y el impacto que han tenido los Centros de Primera Infancia. Esto Centros son espacios que ofrecen estimulación, cuidado y desarrollo integral de niños de hasta 3 años. La Ciudad cuenta con 77 CPIs y la mayoría de ellos (70%) están emplazados en las zonas más vulnerables. Y más allá de sus efectos directos en el cuidado y desarrollo de los niños, el Programa también tiene efectos positivos en relación a la inserción laboral de las mujeres y sobre la redistribución del tiempo al interior del hogar.

Finalmente, a través del programa de Lactarios y Lactancia Materna, se trabaja para defender los derechos de las mujeres lactantes, promoviendo la lactancia materna a través de capacitaciones y talleres, y fomentando la instalación de lactarios en diferentes lugares de trabajo, ya sea de instituciones públicas o privadas.